Jesús Arco López, el chanero que borda el éxito con hilo de oro

Ha bordado la saya rosa lucida esta Semana Santa por la Virgen Esperanza Macarena de Sevilla
María José Mateos - 13/05/2017
Bordador 3
Jesús Arco, el joven bordador de la Chana, realiza con esmero los encargos de distintas cofradías andaluzas./María José Mateos.

Jesús Arco es un joven artista granadino que empezó a bordar con tan sólo 10 años, fascinado al observar la destreza que su abuela mostraba bordando mantillas. Ella fue quién le enseñó la técnica de esta difícil labor. Aboga por la pervivencia de su oficio, consciente de las dificultades que conlleva. Quedan muy pocos talleres de bordado en Andalucía; en Granada sólo tres. En sus redes sociales, Jesús Arco López se define a sí mismo como “Bordador desde la cuna, por la  gracia de Dios”. Dice ser una persona muy nerviosa e inquieta. Cuando está trabajando en su taller se transforma. Las largas jornadas laborales, a veces superiores a las doce horas, le propician calma y paz. Vive en la Chana, barrio donde nació hace casi 27 años.

-Sorprende que una persona joven, como usted, sea bordador. ¿Cómo ha logrado hacer  realidad su vocación?

-Desde siempre me ha llamado mucho la atención el bordado en oro. Con tan sólo 14 años, empecé a aprender de la mano de César Gómez-Höhr Román. Él ha sido mi maestro. Estuve cinco años trabajando en su taller. Mi trayectoria profesional cuenta con muchas etapas. Primero bordaba en casa de mi abuela; con 19 años logré tener mi primer local, en la Chana. Luego, he trasladado mi negocio varias veces. Actualmente, ya he encontrado mi lugar definitivo en el barrio de los Pajaritos, en la calle Tórtola. Mis primeros trabajos fueron totalmente altruistas, haciendo bordados para la Hermandad de los Ferroviarios de Granada, a la que pertenezco. Nunca he recibido formación académica para mi profesión. He aprendido muchas técnicas y trucos del bordado solo, por mí mismo.

-¿Cuántas personas trabajan con usted en el taller?

-Como bordador estoy yo sólo. Álvaro Abril es el diseñador de todas mis obras. Somos socios en el negocio. Los dos hemos nacido juntos en esto y prácticamente siempre vamos de la mano en todo. Me gustaría contar con trabajadores a mi cargo. Pero, lamentablemente, hoy día resulta muy difícil ser autónomo  y más aún en una profesión como ésta. Sólo se sobrevive. La complicada situación que atraviesan los cursos de formación en Andalucía no nos permiten llevar a cabo proyectos de enseñanza. Eso sería muy positivo para la supervivencia de este y otros oficios artesanales. En breve espacio de tiempo se incorporan dos estudiantes de la Escuela de Artes y Oficios para realizar aquí las prácticas. Pero, tan sólo van a estar dos semanas. Es imposible que aprendan nada en tan pocos días. No sirve para nada un periodo formativo inferior a un año. No entiendo por qué no se hacen planes de estudios de una manera más coherente.

Jesús Arco con el Premio Domingo Sánchez Mesa./Foto cedida por J.A.

Jesús Arco con el Premio Domingo Sánchez Mesa./Foto cedida por J.A.

Trabajo premiado

-A finales de abril recibió el prestigioso premio cofrade Domingo Sánchez Mesa, que anualmente otorga la Junta Municipal del Distrito Centro. ¿Qué supone para usted obtener esta distinción?

-Es una satisfacción que tu ciudad reconozca tu trabajo y tu trayectoria. Y más aún cuando recibes el premio de manos del alcalde. Como todos sabemos Paco Cuenca también es vecino de la Chana y desde siempre ha sido amigo de mis padres. Yo tenía la espinita, por así decirlo de que otras ciudades andaluzas, como Sevilla,  ya me habían concedido un premio similar antes. El año pasado yo fui premiado allí por la saya que bordé a la Virgen del Rocío. Así que ahora me siento muy contento con este reconocimiento.

-Precisamente, este año usted ha protagonizado un papel muy importante en la Semana Santa de Sevilla. Ha bordado la saya (túnica) que estrenaba la Virgen Esperanza Macarena. ¿Cómo consigue usted ese encargo? ¿Puede describir lo que ha supuesto para usted?

-Obviamente, me siento muy feliz. He sido la primera persona no nacida en Sevilla que recibe un encargo similar. Toda esta historia ha sido un cúmulo de circunstancias. El vestidor de la Virgen del Rocío, Pepe Aguilar, es conocedor de mis trabajos. Entonces, él me había pedido la elaboración de un vestido similar al que yo había realizado para mi Virgen, Nuestra Señora del Amor y el Trabajo, la de la cofradía de los Ferroviarios. Este tipo de vestidos enterizos que yo hago son muy novedosos en Sevilla, porque los de allí son muy diferentes. Y a raíz de esto, un grupo de devotos de la imagen de la Macarena querían regalar un vestido de estas características a su Virgen. Junto a ellos y la priostía de la hermandad ha sido posible llevar a cabo este proyecto. La saya rosa de la Macarena está muy elaborada. Su diseño ha sido muy complejo. Dado que la  Macarena es pionera en la Semana Santa sevillana y Sevilla, a su vez, lo es de la Semana Santa de nuestro país, tanto Álvaro como yo hemos querido rendir homenaje a lo que todo ello representa. Tanto el dibujo como las técnicas empleadas en el bordado son de una enorme complejidad.

-¿Trabaja para la Semana Santa de otras ciudades andaluzas?

Sí. Por ejemplo, para la Semana Santa de Málaga también hago muchos bordados. Mi trabajo actual es el palio de Santa María del Monte Calvario, una hermandad malagueña que hace su estación de penitencia el Viernes Santo. Esta cofradía ha sido una de las primeras en confiar en mí, en el buen hacer de mi labor. Ahora estamos bordando las bambalinas interiores del palio, que estarán listas para el año que viene. Ya en años posteriores se le bordará el techo. Este tipo de trabajos siempre va por fases.

Detalle del bordado de la saya de la Macarena.

Detalle del bordado de la saya de la Macarena.

-En relación a sus trabajos. ¿Cuáles destacaría?

-Me sentí muy honrado de restaurar en el año 2013 el manto más antiguo de los seis que posee la patrona de nuestra ciudad, la Virgen de las Angustias. La restauración de tal manto se hizo coincidir con el año del centenario de su coronación. Se trata del manto que regaló a la patrona la marquesa del Infantado y Pastrana. Estaba muy deteriorado y, por tal motivo, hacía más de cien años que la Virgen no lo vestía. Álvaro y yo hemos sido capaces de recuperar esa pieza. También quiero destacar el bordado de una saya en plata para Santa María de la Alhambra. Este trabajo me trae muy buenos recuerdos. Ha supuesto un antes y un después para mi carrera, dado que es la única túnica en la que he usado la plata como material de bordado. Por otra parte, esta pasada Cuaresma la Hermandad del Nazareno de Granada me ha encargado otro proyecto ambicioso, el bordado de su palio. Trabajo que también se irá estrenando por fases, cada año una parte.

Un largo trabajo

-¿Asiste siempre a los ‘estrenos’ de sus obras en la calle?

-Claro. Voy a todos, en Málaga, Sevilla, Granada… Es muy emotivo. Es una satisfacción ver tu trabajo en la calle. Es la gratificación más grande a tantas horas de dedicación y esfuerzo. Con la Macarena  he tenido el orgullo de ir desfilando delante de la imagen. Y la mala fortuna de ser testigo de los incidentes vividos este año en la madrugá sevillana.

Jesús Arco en su taller, situado en el barrio de Los Pajaritos./María José Mateos.

Jesús Arco en su taller, situado en el barrio de Los Pajaritos./María José Mateos.

-¿Cuánto tiempo le puede llevar el bordado completo de un trabajo?

-Eso es muy variable. Siempre depende del tamaño de las piezas.  Y también del dibujo y de las técnicas de bordado que se usen en cada caso. Bordar una saya o túnica te puede llevar siete meses, dedicando una media de doce horas diarias, como ha sido el caso de la Macarena. Con esta túnica se han empleado técnicas de bordado que están ya en desuso y ello supone mayor trabajo. El bordado de un palio puede suponer tres o cuatro años de trabajo.  En cuanto al diseño, se puede tardar quince días aproximadamente.

-¿Usted colabora con su socio en el diseño de las obras?

-No. No me veo capacitado para esa faceta. El diseño de un dibujo no tiene nada que ver con su bordado. Aunque yo pueda tener ciertas ideas, que sí le transmito a mi diseñador. En el caso de la saya de mi Virgen, la idea del dibujo fue mía. Luego, Álvaro se ocupó de plasmarla en papel.

-¿Recibe algún tipo de financiación o apoyo institucionales?

No, ninguno. Lamentablemente, en Granada no existe una cultura en el mundo del bordado. Es muy complicado vivir de esta profesión. Pero, afortunadamente, yo me voy manteniendo día a día.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

logo footer
CHANAPRESS es un proyecto de alfabetización mediática para el fomento de la lectura de prensa desarrollado por el Sindicato de Periodistas de Andalucía. Las opiniones vertidas en este blog corresponden exclusivamente a sus autores y autoras.
Un proyecto de:
sindicato
fesp
Financiado:
junta de andalucia
caja rural granada
caja granada
Colabora:
guadalinfo